x

olab-img
Facebook
olab-img
Bolsa de trabajo
olab-img
Contacto
olab-img
Google+
olab-img
YouTube
olab-img
Preguntas frecuentes
olab-imgolab-img
olab-imgHipertensión en la Infancia
Por OLAB last year

La hipertensión infantil es una enfermedad silenciosa, que va actuando sin manifestaciones visibles desde los primeros años de edad ya que, aunque se cree lo contrario, la hipertensión arterial no es patrimonio exclusivo de los adultos. Puede aparecer en la infancia y provocar daños cardiacos y renales tan severos que exijan un transplante o, contrariamente, perpetuarse sin causar mayores inconvenientes. Lo cierto es que muy difícilmente se detecta en sus orígenes, sencillamente porque el diagnostico se hace en base al control de la presión y todavía no son muchos los pediatras que la incluyen en los exámenes de rutina. Afortunadamente, los profesionales comenzaron a revertir esta actitud y en los últimos años comenzó una tendencia a incluir la toma de la presión arterial en los chequeos. Cuando esto no se cumple, conviene que los padres la soliciten en cada visita pediátrica, sobre todo si existen antecedentes familiares. Cuando alguno de los padres o de los abuelos manifestó signos de hipertensión antes de los cincuenta años, es muy probable que los chicos hayan heredado la predisposición a la enfermedad, sin que esto signifique una condena, porque la herencia no es obligada.

Muchas veces lo que se transmite esta mas vinculado a malos hábitos de alimentación o un estilo de vida caracterizado como riesgoso para que la enfermedad se instale. También, hay familias cuya presión normal es una desviación de la norma, sin que esto signifique enfermedad. No obstante, desde que la genética confirmo la presencia de varios genes responsables de la hipertensión, los niños se incluyeron en numerosas investigaciones. Sin embargo, expertos reunidos recientemente en el Consejo de Investigación sobre Hipertensión Arterial, en Filadelfia, aseguraron que más efectivo que abandonar la sal, es incluir alimentos ricos en potasio, como los vegetales verdes y las frutas. En tanto, el diagnostico temprano es la única vía para detectar la afección e iniciar el tratamiento. Hoy por hoy, la enfermedad se puede controlar mediante un arsenal terapéutico que incluye medicaciones sin importantes efectos secundarios y cambios en vida. Esto implica un programa sistemático de ejercicios físicos, alimentación sana y reducción en el consumo de sal.

TELEVISION Y PAPAS FRITAS: UN DUO A EVITAR

El ejercicio físico que en la mayor de los chicos es naturalmente placentero, en otros es una obligación a la que le escapan. Prefieren sentarse a ver televisión, con el agravante de la infaltable gaseosa con papas. Si bien en todos es una conducta negativa que conduce al sobrepeso y el encierro, en aquellos definidos como "población de riesgo" porque sus padres son hipertensos o porque se les detecto algún pico de presión alta, este estilo de vida es fatal. Sin embargo, cambiarlo no es sencillo e implica un lento proceso de aprendizaje del que no hay que excluir el placer y la diversión. Buscar actividades que les resulten atrayentes, al menos inicialmente, para ir incluyendo, lentamente, el esfuerzo físico.

El ejercicio aeróbico es recomendable porque fortalece todos los músculos, incluido el corazón y aumenta la demanda de oxigeno. El diámetro de las arterias se extiende y, tal como surge de numerosas investigaciones científicas, en tres meses de actividad aeróbica la presión puede estar totalmente normalizada. Así sea correr, jugarla futbol, hacer gimnasia rítmica, con step o artística, rollers o sencillamente salir a andar en bicicleta, todas son opciones validas a la hora de introducir cambios en el estilo de vida que integren al movimiento en la vida cotidiana.

Prevención para los chicos

Seguir medidas de sencilla aplicación que modifiquen conducta no muy saludables, pueden ser suficientes para mantener la presión controlada. Los efectos, además, se manifiestan en el estado general de salud, que tiende a mejorar en conjunto. Vale la pena el esfuerzo, que siempre tiene que ser supervisado por un adulto. Cumplir una rutina de gimnasia o deporte tres veces a la semana durante una hora. Lo ideal es que cada chico pueda elegir una actividad que le divierta y le produzca satisfacciones; mejor aún si es grupal, porque es más probable que le de la continuidad necesaria. Alimentación rica en verduras verdes, frutas y fibras, y pobres en grasas. Limitar el consumo de sal. Las sales reducidas en sodio son útiles siempre que no se duplique/triplique la cantidad, para mantener el sabor. Prohibido fumar para los adolescentes con riesgo de hipertensión. Controlar el sobrepeso. Adelgazar a veces es la única medida necesaria para que la presión se estacione en un nivel Óptimo.

CONSULTE A SU MÉDICO

Artículos recientes

olab-img

Osteoporosis y Densitomertia

olab-img

Enfermedad vascular cerebral.

olab-img

Diabetes Mellitus

olab-img

Obesidad Infantil

olab-img

Cáncer de mama